Diputación Foral de Guipúzcoa
Gipuzkoakultura
12 de diciembre de 2018

La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi
(1936-39)

Relación de las otras marinas auxiliares:

 
Marina Carlista (1874-76) Marina Carlista (1874-76)
Marina:
Marina Carlista (1874-76)
Nombre:
Comandancia General de las Costas de Vizcaya y Guipúzcoa
Historial:

Durante las Guerras Carlistas que enfrentaron a liberales y partidarios del antiguo régimen en el siglo XIX, los legitimistas fueron capaces de organizar un “Estado Carlista” en las zonas dominadas de forma estable, particularmente el territorio vasco. Crearon incluso una Marina de Guerra, aunque que sólo operó en las costas de Guipúzcoa y Vizcaya y tuvo un carácter eminentemente administrativo, sin llegar a organizarse en fuerza naval. No obstante los carlistas si utilizaron el mar para hacer llegar suministros militares y contribuir así, de forma importante, al esfuerzo de guerra.

Durante la Primera Guerra Carlista (1833-40), la Marina carlista no pasó de una fase embrionaria. Los carlistas utilizaron solo ocasionalmente algunas lanchas y embarcaciones en sus operaciones. En 1833, por ejemplo, trasladaron tropas hasta Oriñón para amenazar Laredo y Castro Urdiales en varias embarcaciones cogidas en Portugalete y Bilbao. En junio de 1834, emplearon una trincadura para desembarcar en Plencia e inutilizar las lanchas de pesca que había en el puerto. En 1835 tenían algunas lanchas y trincaduras en las bocas del Bidasoa para impedir el tráfico por la zona. Finalmente el 14 de septiembre de 1836, se creó una Comandancia General de Marina, bajo el mando de Domingo Federici, para la vigilancia de costas y el despacho de los asuntos marítimos. Tenía su sede en Lequeitio y una ayudantía en Motrico. Como Segundo Comandante fue designado el 18 de agosto de 1837 el Teniente de Navío Miguel Ortíz Canelas y como Ayudante del Puerto de Motrico, el 4 de enero de 1837, el Capitán de la Marina Mercante Bartolomé Ferrá. En total la Marina carlista se componía tan sólo de una docena de personas en labores administrativas. En realidad, las únicas acciones ofensivas que los carlistas realizaron en el Cantábrico las llevaron a cabo particulares, actuando como corsarios. En 1836 ya operaba en corso una trincadura desde el puerto de Lequeitio que hizo algunas presas. Hubo algunos otros casos similares, por ejemplo en 1838, cuando el general Zabala organizó una flotilla de tres trincaduras armadas en corso, con base en Mundaca, para actuar contra los buques enemigos que se aproximaran a la costa. Pero estas actuaciones tuvieron siempre un carácter limitado y esporádico.

Comandancia-Marina-I-GC.jpg

Durante la Segunda Guerra Carlista (1872-76), los legitimistas organizaron de nuevo, en enero de 1874, una Comandancia General de Marina, bajo el mando provisional del teniente coronel Marcos Fernández de Córdoba . Tenía como objetivo coordinar y sostener las operaciones de bloqueo de la ría de Bilbao. Un mes después le sustituyó el brigadier Santiago Patero (21-2-74), antiguo comandante de la corbeta Consuelo, que se había pasado seis meses antes al bando carlista .

En agosto de 1874 los carlistas reorganizaron la Comandancia de Marina, que había quedado sin funciones tras el levantamiento del sitio de Bilbao. La nueva organización pasó a denominarse Comandancia General de las Costas de Vizcaya y Guipúzcoa y se nombró para mandarla al brigadier Federico Anrich (1-9-74), ex Ministro de Marina de la República española. Tuvo su sede en Mundaca y ayudantías en Motrico, Ondárroa y Lequeitio pero, como en la Primera Guerra, no dispuso de medios navales. Su labor se limitó a tareas administrativas y a la vigilancia de la costa. Los medios humanos constaban tan sólo de una veintena de hombres, incluidos los atalayeros que informaban de los movimientos de buques observados desde la costa. Los medios navales se reducían a una falúa para servicios portuarios situada en Mundaca. Los Ayudantes de Marina de Ondárroa y Motrico, nombrados en 1874, fueron los tenientes Pedro de Luzuriaga y Nicanor San Pedro, ascendidos después a capitanes. A finales de 1875 se nombró Ayudante de Marina de Lequeitio al teniente Máximo Lazaga. Todos ellos continuaron en sus puestos hasta el final de la guerra. Además el Ejército, en coordinación con la Marina, instaló baterías costeras en varias localidades para hacer frente a los bombardeos de buques liberales y destinó al Batallón Distinguido de Gefes y Oficiales para hacer frente a posibles desembarcos.

Independientemente de la Comandancia de Marina, los carlistas fletaron varios vapores para transportar armas hasta su territorio y lo hicieron en general con gran éxito: estos barcos, guiados por pilotos vascos, realizaron una docena de desembarcos entre 1873 y 1876 que les proporcionaron 78 cañones, 33.000 fusiles y 5.000.000 cartuchos y numerosos pertrechos. Un solo buque, el vapor London, trajo en siete viajes 70 de los cañones y la mitad de los fusiles y cartuchos. Otros barcos empleados en estas labores fueron el Deerhound, Orpheon, Ville de Bayonne, Malfilatre, Queen of the Seas y Nieves.

 
Brigadier-Federico-Anrich.jpg Com-Gral-Costas.jpg Com-Sda-Marina.jpg Deerhound-1.jpg
 

Volver al listado de marinas