Diputación Foral de Guipúzcoa
Gipuzkoakultura
16 de diciembre de 2018

La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi
(1936-39)

El rastreo de minas

Operaciones de minado

El primer minado del puerto de Bilbao lo efectuó el destructor Velasco la madrugada del 24 de setiembre de 1936. Sembró Un total 40 minas entre Punta Galea y Punta Lucero. Con este sembrado se pretendía cerrar la entrada de Bilbao para la Flota Republicana, que en aquellas fechas llegaba al Norte procedente del Mediterráneo. La Junta de Defensa de Vizcaya movilizó una pareja de arrastreros, el Danak Ondo y el Marce, para actuar como dragaminas. El campo fue descubierto el mismo día 24 y en poco tiempo los dragaminas vascos consiguieron abrir un canal, de modo que el 26 pudiera entrar ya la Flota sin contratiempos.

Esquema del minado de Bilbao el 24-9-36El segundo intento de minar Bilbao fracasó cuando la noche del 7 al 8 de enero el bou Nabarra sorprendió al Velasco y Genoveva Fierro antes de iniciar la operación. Regresaron la noche del 15 al 16, consiguiendo esta vez fondear las 97 minas que llevaba el Genoveva y 50 anti-rastras del Velasco, estableciendo una barrera que comenzaba a 2 millas al Este de Castro y se extendía en dirección NE hasta las proximidades de Cabo Villano. Esta vez las minas causaron el hundimiento del bou Goizeko-Izarra (17-1-37) y del dragaminas Mary-Toya (18-1-37) y se cobraron 23 víctimas. En los meses sucesivos todavía se repetirían estos minados en dos ocasiones pero sin éxito alguno. Otros campos más fueron instalados frente a Santander, Gijón y Avilés pero el único “éxito” adicional que lograron fue el hundimiento del acorazado franquista España frente a Santander (30-4-37).

Antes de ejecutar el segundo minado de Bilbao, el Velasco había situado otro campo de minas frente a Avilés. Lo hizo la madrugada del 12 de enero depositando un total de 20 minas y 29 anti-rastras. Repitió la operación el 10 de febrero; durante esa noche lanzó 31 minas y 17 anti-rastras frente a Avilés, continuando luego a Gijón para colocar otras 6 minas más muy cerca del malecón del puerto. En las operaciones de lanzamiento estallaron tres de las minas, dos en Avilés y otra en Gijón. El tercer minado de Bilbao lo realizó también el Velasco en solitario. Los rebeldes tenían información de que los barcos que entraban en Bilbao recalaban al Norte de Castro Urdiales y desde allí accedían a un canal, balizado con boyas, que conducía hasta Punta Lucero, de modo que decidieron cerrar este acceso. La madrugada del 19 de febrero, el Velasco situó una nueva barrera al NW de Castro, partiendo de la ría de Oriñón, con 39 minas y 21 artefactos rompe-rastras. Este campo y el ya sembrado en enero serían limpiados completamente por los dragaminas vascos para finales de marzo.

Minador JUPITERA últimos de marzo de 1937 quedó también listo el minador Júpiter. Se estrenó el 1 de abril instalando el primer campo minado que se colocaba frente a Santander, que estaba formado por 46 minas ofensivas y 25 anti-rastras. Fue descubierto al día siguiente por los dragaminas del Gobierno de Santander. El campo quedaría limpio para el 30 de mayo, pero un mes antes se cobraría su única víctima, nada menos que el acorazado España, el principal buque de la Marina Nacional en el Cantábrico. El 29 de abril, el Velasco fondeó el último de los campos que habían de colocarse frente a Bilbao formando una barrera de 60 minas situada al Norte de Punta Galea con objeto de cerrar los accesos a Bilbao por el Este. No obtuvo tampoco ningún éxito.

Después se ampliarían los campos instalados frente a Gijón y Santander con dos nuevos minados del Júpiter: el 1 de mayo frente a Gijón, donde sembró 52 minas ofensivas y 32 anti-rastras, y el 2 de julio frente a Santander, donde colocó dos barreras de 20 minas cada una, una al Norte de Cabo Mayor y otra al Norte de Galizano. Las últimas acciones de minado las protagonizaron los pequeños minadores Felisa Rodal y Rodal Barreiro, quienes partiendo de Ribadeo y bajo la protección de los bous de aquella Flotilla, instalaron un total de ocho campos de 4 minas cada uno, tres frente a Gijón –del 16 al 19 de julio‑ y cinco entre Avilés y Cabo Peñas –del 24 al 31 de julio‑. En el levantamiento de estos campos en Santander y Asturias intervendrían dragaminas vascos llegados allí después de la caída de Bilbao. Ninguno de estos barrajes causaría daños al tráfico por estos puertos.

Tipos de minas

TIPO DE MINAS MANUAL REPUBLICANOLas minas sembradas por los rebeldes frente a Bilbao fueron de dos tipos. Empezaron utilizando las clásicas minas «de bastón», marca Vickers H-16-A, de diseño británico de la Primera Guerra Mundial, pero fabricadas en España bajo patente. Se trataba de un modelo ya obsoleto y que los ingleses habían desechado por su mal funcionamiento. Su eficacia fue prácticamente nula, incluso algunos buques llegaron a chocar con ellas sin que explotaran. Para su colocación se utilizó al destructor Velasco que podía transportar un total de 60 y también al minador Júpiter, que podía llevar hasta 264 de estas minas.

El segundo tipo empleado era la mina alemana «de cuernos», tipo EME, denominada “ofensiva”, que databa igualmente de la Primera Guerra Mundial, aunque era de un modelo más avanzado. Tenía forma esférica, con cinco cuernos de plomo en la parte superior y detonaba por contacto. Fueron adquiridas directamente a los alemanes durante la guerra. Primero se habilitó para llevarlas al Genoveva Fierro, pudiendo transportar hasta 100 en los raíles de cubierta y otras 100 en las bodegas. Después se adaptó al Júpiter para el mismo cometido. Fueron estas minas las que provocaron el hundimiento del Goizeko-Izarra, del Mari-Toya y, más adelante, del propio acorazado España y las que causaron un verdadero peligro para la navegación.

Jose M Burgaña observando los dispositivos de una mina anti rastras en 1937Junto con las minas se instaló otro tipo de artefacto conocido como rompe-rastras o anti-rastras y también minas «de calamar», cuya finalidad era romper los aparejos de rastreo de los dragaminas, protegiendo así el campo minado. Tenía un aspecto similar a las minas “de verdad” pero su casco no contenía carga explosiva y actuaba sólo como flotador. Un metro por debajo del flotador llevaba el dispositivo «de calamar» que contenía una pequeña carga. de trilita. Al ser enganchada por el cable de rastreo se disparaba cortando el aparejo. Las sembraron el Velasco y el Júpiter, combinadas con las anteriores.

Minas tipo Carbonit recogidas en Gijon por dragaminas franquistas.jpgDespués de la caída de Bilbao, recibieron los franquistas un nuevo tipo de mina, denominada «de pera». Eran de construcción alemana, modelo Carbonit, con la forma que su denominación indicaba y cinco cuernos en la parte superior. Su mecanismo de detonación era similar al de las minas «de cuernos». Para su sembrado se acondicionaron dos pesqueros, el Felisa Rodal y el Rodal Barreiro, montando unas vías especiales que les permitían embarcar cuatro minas a cada uno. Operaron en julio de 1937 desde Ribadeo, sembrando un total de 32 minas entre Gijón y Avilés. No consiguieron éxito alguno ‑en parte debido a su escaso número‑. Aunque no se llegaría a sembrar este tipo de minas en aguas de Euskal Herria, algunos dragaminas vascos que marcharon a Asturias tras la evacuación de Santander colaborarían en su rastreo.

El minado de los puertos republicanos (1936-1937)
Puerto Barrera Fecha Minador Minas Vickers Minas EME Minas Carbonit Minas Anti-rastras Total Minas
BILBAO Abra 24-9-36 VELASCO 40       40
AVILES Puerto 13-1-37 VELASCO 20     29 49
BILBAO Castro Urdiales 16-1-37 GENOVEVA F.   97     97
Castro Urdiales 16-1-37 VELASCO       50 50
AVILES Puerto 10-2-37 VELASCO 29     17 46
GIJON El Musel 10-2-37 VELASCO 5       5
BILBAO Oriñón 19-2-37 VELASCO 39     21 60
SANTANDER Puerto 1-4-37 JUPITER   46   25 71
BILBAO Punta Galea 29-4-37 VELASCO 60       60
GIJON El Musel 1-5-37 JUPITER   52   32 84
SANTANDER Cabo Mayor 2-7-37 JUPITER 20       20
Galizano 2-7-37 JUPITER 20       20
GIJON El Musel 16-7-37 F. RODAL     4   4
GIJON Cabo Torres 18-7-37 F. RODAL     4   4
GIJON Isla S. Lorenzo 19-7-37 F. RODAL     4   4
AVILES Avilés-C. Peñas 24-7-37 RODAL B.     4   4
AVILES Avilés-C. Peñas 28-7-37 F. RODAL     4   4
AVILES Avilés-C.Peñas 29-7-37 RODAL B.     4   4
AVILES Cabo Negro 30-7-37 RODAL B.     4   4
AVILES NW de C. Peñas 31-7-37 F. RODAL   4 4
TOTAL MINAS FONDEADAS 233 195 32 174 634

El rastreo de minas en Euskal Herria

MARCEComo ya quedó dicho, las primeras operaciones de rastreo de minas las realizaron en septiembre de 1936 un par de arrastreros por cuenta de la Junta de Defensa de Vizcaya, a los que luego se incorporaron algunas unidades más. A raíz del minado efectuado el 16 de enero, la Jefatura de las FNC asumió la dirección del rastreo, destinando al efecto personal especializado de la Armada e incluso realizando vuelos de exploración con los hidroaviones de Santander. La Sección de Marina de Euzkadi le facilitó una flotilla de dragaminas bajo el mando de capitán del Rafael Cantos, Jesús de Landarte, junto con el personal y equipos necesarios. Pero después de morir el responsable del dragado, alférez de navío Julián Sánchez-Gómez, en el hundimiento del Mari Toya, la Jefatura de FNC no fue capaz de organizar eficazmente el rastreo.

El 1 de febrero la Marina de Guerra Auxiliar decidió obrar por su cuenta y tomar el relevo. Se nombró al capitán José María Burgaña Belaustegi Delegado de Marina en Portugalete, encargándole la organización de los servicios de recogida de minas. Burgaña utilizó para estas labores las mismas embarcaciones y personal puesto a disposición de las FNC, en total 6 dragaminas (Jaimín, Rafael Cantos, Arco, Iris, Gure Artizar y Gure Izarra) y tres motoras auxiliares (Nazareno nº1, Angel de la Guarda y Nazareno nº9). A finales de febrero, coincidiendo aproximadamente con la localización del campo de Oriñón, se alistaron otros 2 dragaminas (Aralarko Mikel Deuna y Nazareno nº6) para sustituir al Jaimín y al Rafael Cantos que a finales de marzo se devolvieron al Departamento de Industria para dedicarse a la pesca y, además, el capitán Angel Gabiña Andraka –comandante del Nazareno nº6‑ sustituyó como Jefe de la Flotilla a Jesús de Landarte, baja definitiva por enfermedad.

Mina de baston recogida por dragaminas vascosUna vez reiniciados los trabajos, el 15 de marzo se daba por finalizado el rastreo de la barrera de Oriñón y el 30 el de la de Castro. En el primero se neutralizaron 12 minas Vickers y 20 anti-rastras, mientras que en el segundo fueron 48 minas EME y 37 anti-rastras. El 20 de marzo, el capitán de navío McGrigor, comandante del destructor británico Campbell que había llegado al puerto de Bermeo para evacuar refugiados, visitó a Egia y “quedó tan impresionado ante la organización del dragado de minas que recomendó a la Royal Navy usara el puerto de Bilbao como su base principal, estacionando allí un petrolero”.

En abril los franquistas anunciaron que iban a bloquear y a minar de nuevo Bilbao por lo que se alistaron nuevas embarcaciones para operar como dragaminas, llegando en mayo su número a 24 y a 6 el de motoras auxiliares. Como hemos visto, el minado se llevó a cabo el 29 de abril por el Velasco, pero una vez localizado el 2 de mayo, quedó limpio en tan sólo cuatro días, neutralizándose un total de 45 minas tipo Vickers. Los dragaminas vascos continuarían su labor hasta la caída de Bilbao, aunque ya no localizarían más minas en aquellas aguas. Hasta el 10 de mayo, los barcos conservaron sus nombres originarios, pero a partir de esa fecha se asignó a todos los dragaminas un numeral precedido de la inicial «D» y a las lanchas auxiliares que colaboraban con ellos, un numeral precedido de la letra «L».

ESQUEMA DE RASTREO MANUAL REPUBLICANO-4El trabajo de los dragaminas era el de limpiar los campos de minas que obstruían la navegación. El procedimiento era sencillo: se tendía un cable metálico o rastra entre dos dragaminas, que lo arrastraban por la popa navegando a la misma velocidad y con rumbos paralelos desde fuera de la mar hacia dentro. Al avanzar, la rastra enganchaba el cable que mantenía a la mina sumergida y tiraba de él hasta arrancarla de su anclaje. En esta operación a veces la mina explotaba espontáneamente y otras veces salía a la superficie donde se le hacía estallar a tiros de fusil o se la remolcaba a tierra para desactivarla y aprovechar los explosivos que contenía. También en un par de ocasiones las minas se hundieron después de cortarles el cable de amarre. Los sectores habituales de dragado eran Castro Urdiales-Punta Lucero, Punta Lucero-Punta Galea y, a partir de mayo, Punta Galea-Plencia.

Para este servicio se escogieron embarcaciones tipo pareja de arrastre, de motor y de vapor, y de entre 30 y 100 toneladas, que operaban generalmente en grupos de seis, con la ayuda de un par de motoras o lanchas. Estas motoras que colaboraban en las labores de rastreo eran de menor porte que los dragaminas, generalmente de menos de 30 toneladas, y antes se habían dedicado a la pesca de bajura. Las lanchas auxiliares –como se les clasificaba en la Marina de Euzkadi ‑ actuaban generalmente como exploradoras de los dragaminas, para advertirles de la situación de las minas que, una vez localizadas, señalizaban con balizas. A partir de finales de marzo se organizó con varias de ellas el servicio de vigilancia nocturna del puerto de Bilbao, recorriendo diariamente la zona entre Castro y Plencia. Les sustituyeron en las labores de reconocimiento y descubierta de los dragaminas 4 canoas automóviles y otra más quedó a disposición del Jefe de la Flotilla para transmisión de órdenes y enlace. La flotilla se organizaba para el rastreo en Escuadrillas, compuestas de 1 a 2 motoras o canoas y 4 a 6 dragaminas cada una. En mayo existían tres Escuadrillas ‑del Este, del Centro o del Abra y del Oeste‑ que se ocupaban de cada uno de los tres sectores de rastreo.

Jose M Burgaña junto a mina de cuernos tipo EME en 1937El minado de Bilbao fue un completo fracaso; en ningún momento consiguieron los rebeldes paralizar el tráfico mercante del puerto de Bilbao y únicamente provocaron su disminución durante apenas unos días. Esto se debió sobre todo a dos factores: las deficiencias del material empleado –excepto quizá las minas ofensivas‑ y la abnegada labor de los dragaminas vascos. Hay que tener en cuenta que nadie en la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi tenía experiencia previa en el dragado de minas y la inmensa mayoría de su personal ni siquiera había visto antes una de ellas. Por ende, los medios empleados fueron de lo más rudimentario y simple. Y todo ello se consiguió sin más bajas que los hundimientos del Goizeko Izarra y del Mari Toya, pérdidas sensibles pero muy reducidas en el conjunto total.

El rastreo de minas de la Junta de Defensa de Vizcaya y la Marina Auxiliar de Euzkadi (1936-1937)
Barrera Descubierta Rastreada Tipo de mina Minas neutralizadas Total
Recogidas Explotadas Hundidas
Abra 24-9-36 Octubre-36 Vickers ? ?   40
Castro 16-1-37 30-3-37 EME 20 28   48
Anti-rastras 37     37
OriŅon 25-2-37 15-3-37 Vickers 10 2   12
Anti-rastras 20     20
Pta.Galea 2-5-37 5-5-37 Vickers 26 17 2 45
Total minas neutralizadas 113 47 2 202

El rastreo de minas en Santander y Asturias

Burgana inspeccionando las minas recogidas por dragaminas vascos en 1937Tras la caida de Bilbao, la Jefatura de las FNC solicitó a la Consejería de Defensa del Gobierno de Euzkadi que le facilitara algunos dragaminas para efectuar el rastreo de los campos sembrados frente a Santander. La Marina vasca puso a su disposición a comienzos de julio una escuadrilla completa formada por los dragaminas D-9, D-10, D-11, D-21, D-22, D-23 y las motoras auxiliares L-1 y L-3. Se designó para mandar la escuadrilla al patrón José Pombo que embarcó en la L-3.

Estos dragaminas, a los que se unieron los santanderinos V-8, San José y San Antonio, iniciaron el rastreo de la barrera de Cabo Mayor el 7 de julio y para el 10 habían completado su labor. El 12 se descubrió la barrera que el Júpiter había situado al Norte de la playa de Galizano, igualmente dragada en pocos días. Los buques vascos realizaron eficazmente su misión, trabajando día y noche. En alguna ocasión fueron descubiertos por los cruceros Cervera y Baleares que les lanzaron algunos disparos pero sin alcanzarles. No sufrieron ninguna baja durante el rastreo y, desde que empezaron a actuar, las minas no supusieron una amenaza para el tráfico mercante por el puerto montañés. La eficaz labor desarrollada decidió a las FNC a incorporar los buques a sus fuerzas desde el 1 de agosto. Al finalizar la campaña de Santander la mayoría de los rastreadores vascos salieron el 24 de agosto para Francia, llegando el 25 a La Pallice. Sólo la L-1, la L-3, los D-9, D-21 y D-22 y el santanderino San José pasarían a Asturias, continuando su labor en Gijón y Avilés hasta octubre, con los dragaminas asturianos V-9, Angela, Justiniano y Adelina.

AVILES RASTREO 1937.jpgEn Asturias los dragaminas vascos realizaron una labor incansable, rastreando diariamente los accesos a Gijón. Estos dragaminas, que conservaban sus primitivas tripulaciones, operaron en hasta la desaparición del frente Norte. Aparte de operar en los alrededores de El Musel, los dragaminas vascos actuaron también en Avilés. A mediados de octubre, la L-3 y los dragaminas D-21 y D-22 fueron enviados allí para continuar su labor. Precisamente en Avilés se rastrearon las únicas minas del nuevo modelo, tipo “pera”, que sólo se sembraron en estas aguas.

Acorazado ESPANA hundiendose tras chocar con mina el 30-4-37Cuando las tropas franquistas ocuparon Asturias consiguieron escapar de Gijón y Avilés el día 21 la L-1, la L-3 y los dragaminas D-9, D-21, D-22, el santanderino San José y los asturianos V-9 y Justiniano, que entraron en Burdeos y Arcachon en días sucesivos. La guerra había finalizado para estas embarcaciones, que quedarían internadas en Francia hasta ser devueltas a sus armadores en 1939.

El rastreo de minas fuera de Euskal Herria (1937)
Barrera Descubierta Rastreada Tipo de mina Minas neutralizadas Total
Recogidas ExplotadasHundidas
Avilés(1º) 13-1-37 2-2-37 Vickers 13 4 17
Anti-rastras 1   1
Avilés(2º) 10-2-37 ? Vickers ? ? ?
Anti-rastras ? ? ?
El Musel(1º) 10-2-37 15-3-37 Vickers 3   3
Santander 2-4-37 30-5-37 EME 14 12 26
Anti-rastras 8   8
El Musel(2º) 2-5-37 Julio-37 EME 36   36
Anti-rastras 10   10
Cabo Mayor 4-7-37 10-7-37 Vickers 5 1 6
Galizano 12-7-37 24-7-37 Vickers 7 4 11
Gijón-Aviles 16-7-37 Octubre-37 Carbonit 14   14
Total minas neutralizadas 111 21 132